La Crisis del Sector Salud no es Para Presumir ¿O sí? / En opinión de Nidia Marín

Redacción MXPolítico.-No empezó ayer. Eso es verdad. La crisis de salud en México inició desde hace varios años y se agudizó en el sexenio pasado, cuando en Oaxaca y en otras entidades del país se registraron problemas de corrupción en el sector, así como graves deficiencias, entre otras que las mujeres no eran atendidas y parían en cualquier calle o zona de terracería.

Hoy el país no está mejor y tampoco en Oaxaca, ante las medidas absurdas tomadas por la actual administración. Recortes presupuestales, despidos y desabasto de medicamentos tienen en jaque a este sistema.

Simplemente está en crisis y pareciera que tanto en Hacienda, como en la propia Secretaría de Salud permitirán que así continúe.

Ciertamente, como señalara el Instituto Mexicano para la Competitividad A. C. cuando hizo sonar las alarmas de alerta en mayo del año pasado:

“México está al borde de una crisis de salud pública”.

Advertía no solamente de la epidemia de obesidad, que de acuerdo a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), vaticina 2030 que el 40% de los adultos mexicanos la padecerán, aunque sea el principal factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades crónicas, sino también que dichos padecimientos (crónicos) representan 7 de las 10 principales causas de muerte y las dos más relevantes sean diabetes y enfermedades del corazón.

Aquel trabajo hacía hincapié en que el presupuesto de salud había disminuido más de 20% durante el sexenio pasado, además de que las finanzas públicas estaban limitadas para tratar a todos los pacientes afectados, lo cual se reflejaba en:

“Cobertura insuficiente. Más de 16 millones de mexicanos carecen de algún tipo de protección financiera en salud.

“Desabasto de medicamentosSolo el 61% de las personas con diabetes, hipertensión y dislipidemia que acudieron a los servicios estatales de salud (Sesa) salieron con todos los medicamentos.

“Largos tiempos de espera. En el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y en los Sesa, los tiempos de espera son 2.3 y 3 veces mayores que en el sector privado, respectivamente.

La consecuencia desde entonces es que los mexicanos buscan atención médica en el sector privado… los que pueden.

El IMCO también advertía de otros hechos. Por ejemplo:

“El gasto de bolsillo en enfermedades crónicas puede condicionar a una familia a caer en pobreza. Caso de la diabetes: en 2016, la prevalencia de diabetes diagnosticada fue equivalente a 6.7 millones de mexicanos, es decir, el 9% de la población.

Tener diabetes sin cobertura efectiva condiciona a una familia mexicana promedio a caer en pobreza. No hay forma de saber exactamente las condiciones de cada paciente, por lo que planteamos diversos escenarios:

Si una familia promedio tuviera que pagar el 20% del tratamiento, su ingreso disponible anual caería a 101 mil pesos.

Si una familia promedio tuviera que pagar el 60% del tratamiento, su ingreso disponible anual caería a 48 mil pesos.

Si una familia promedio tuviera que pagar el total del tratamiento, tendría que endeudarse y/o vender su patrimonio.

Además, alertaban que tales escenarios se vuelven más dramáticos para enfermedades con tratamientos más costosos.

El asunto ante la crisis de salud es que sabiendo lo que estaba pasando ni entonces y mucho menos ahora hicieron caso. En la actualidad debido a ese rechazo para la gente con conocimientos que se presenta entre los funcionarios del gobierno de Morena.

El problema es que no son ellos los que están sufriendo sino el pueblo, tanto “el bueno”, como “el malo” y la respuesta ha sido un lanzamiento de culpas a diestra y siniestra sin resultados a futuro.

El 3 de febrero de 1983 se elevó a rango constitucional el Derecho a la protección de la Salud, que tiene que ver con la cobertura y acceso de las personas a los servicios de salud, lo cual se hizo mediante reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación.

Sí en el siglo XX quedó establecido. Y la pregunta es ¿en la tercera década del siglo XXI lo dinamitarán?

De por sí en México no se ha logrado “el alto nivel posible de salud física y mental” que establece el PIDESC. Ello debido al índice de pobreza que existe en el país, el cual de acuerdo al Coneval es que pasó de 49.5 millones de personas en 2008 a 52.4 millones de personas en 2018.

Además, la carencia por acceso a los servicios de salud pasó de 38.4% a 16.2% entre 2008 y 2018, mientras que la falta de acceso a la seguridad social pasó de 65.0% a 57.3% entre 2008 y 2018.

¿Y Quiénes son los más vulnerables? La infancia y los adultos mayores.

No es suficiente, no obstante, la molesta frase: “no es por presumir…”

¿Presumir? ¿Qué? ¿La irresponsabilidad?

 

 

 

Autor: Nidia Marín

—--

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio  

 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto