Democracia amorfa, Guardia Nacional y Cesarismo / En la opinión de Mauro González Luna

Mauro González Luna / APRO / MX Político.- La sociedad mexicana en general, perdió su capacidad de asombro. Asombrarse del ser, de su misterio, es el principio del pensar inteligente. Nada ya de fondo le sorprende al “enjambre” social. Es crédula tal sociedad de todo; fundamentalmente de las apariencias que anulan las contradicciones, las antinomias, las paradojas hirientes. Ha capitulado. No sabe ya pensar, someter las cosas -el hambre, la violencia, el engaño, la mezquindad frente al migrante-, al tribunal de la crítica racional. No cuestiona lo esencial. Vive de emociones prerreflexivas. Es adicta al mito.

Es una sociedad que ha perdido la frescura mental a pesar de que en ella predominan los jóvenes; pero éstos muy entretenidos están con sus juguetes electrónicos que hipertrofian, que producen envejecimientos prematuros. El “Big Data” reprime el pensamiento, anonada la personalidad. Las redes embrutecen con la uniformidad exigida. La tensión de los músculos del pensamiento se afloja, sucumben ellos ante la superficialidad, ante el frívolo espectáculo de las irrelevancias. Es la irrelevancia, la banalidad, el objeto de los afanes. La verdad tras las cosas, a nadie le importa.

¡Viva el buen fin y las pantallas gigantes y los celulares encantadores! ¡Vivan las consultas anodinas para escarnio de la razón! Democracias filisteas, vaciadas de alma, desvirtuadas, que tienen como propósito que pasen inadvertidas las pérdidas reales de libertad, incorporando habilidosamente, ideas y sugerencias facciosas en el discurso de suave apariencia liberal. Cesarismo que recurre al enjambre social, a la turbamulta, como instrumentos de decisiones cupulares y autocráticas que trascienden las formas institucionales, según lo señala bien J. F. Revel en su prólogo al célebre y aleccionador libro de Maurice Joly, el Diálogo entre Maquiavelo y Montesquieu. La lectura de ese libro resulta hoy, indispensable.

Democracias cesaristas, amorfas las que se viven, que hacen del poder un fin en sí, cuasiprimitivo, a contrapelo de la democracia para la que el poder del Estado es un medio al servicio de la Nación; lo fundamental no es el Estado, sino la sociedad plena, la Nación y su bien a los que el primero debe servir. Oswald Spengler en su Decadencia de Occidente ilumina la escena al decir clarividentemente: “Mientras tanto los partidos se convierten en obedientes séquitos de unos pocos, sobre los cuales el cesarismo ya empieza alanzar sus sombras. Así como la monarquía inglesa en el siglo XIX, así los Parlamentos en el XX serán poco a poco un espectáculo solemne y vano. Como allí el cetro y la corona, así aquí los derechos populares serán expuestos a la masa con gran ceremonia y reverenciados con tanto más cuidado cuanto menos signifiquen”. Y las sombras tales alcanzan ya al Siglo XXI.

No salirse del huacal es la norma. Acomodarse, resignarse. La disonancia está prohibida dice Chul Han al hablar del enjambre social sometido a lo digital. El hombre actual está agotado, no tiene energías mentales. La infancia es edad de vitalidad asombrosa, de energía desbordante que se continúa en la juventud no abortada. Ahora se pasa generalmente, de la infancia a la adultez vegetativa, acrítica, invertebrada y dócil.

Asombrarse de la novedad del mundo, es propio de la infancia; es la edad donde todo se cuestiona con preguntas insólitas. Chesterton, el genio de las paradojas, así lo constata. Ser un adulto pensante exige conservar la enjundia del preguntar, del ver el mundo con estupefacción, con el estupor con el que un niño contempla el mar por primera vez. Es el no transigir con las apariencias, con el engaño sistemático, con el interés que sustituye el bien y la verdad.

Mundo de asombrosas paradojas el del país nuestro en estos tiempos desconcertantes, pero que a tantos pasan inadvertidos. País bombardeado con antinomias subestimadas por la mayoría capitulante de los intelectuales seducidos por el poder.  Pongamos algunos ejemplos reveladores de la vida política y económica. Amnistía Internacional, la ONU y la CNDH, cuestionan la propuesta del gobierno entrante sobre los temas de seguridad y de la Guardia Nacional. La ponen en entredicho porque equivale la misma a continuar con la fallida militarización de la seguridad pública, causante de una crisis humanitaria sin precedentes. Enmascara esa propuesta, con eufemismos, dicha continuidad atroz, aberrante, anunciando sibilinamente, “leyes especiales” por venir, de presumible calado antilibertario.

Y al mismo tiempo, la Suprema Corte de Justicia de la Nación declara, por fortuna, inconstitucional la Ley de Seguridad Interior, conculcadora de derechos fundamentales, “legitimadora” de ilicitudes. Por desgracia, esa inconstitucionalidad durará poco, pues la propuesta de seguridad entrante, modificará a modo la Constitución para legitimar lo ilegítimo en materia de seguridad pública: ¡qué paradoja!  Y como colofón de paradojas sublimes, la jerarquía de la Iglesia secunda dicha propuesta de seguridad: la Iglesia -en México- en manos de Luteros.

En otra pista del espectáculo de las antinomias, un senador de Morena propone una ley para bajar las altas comisiones de los bancos; pero los líderes de dicho partido paran en seco la iniciativa justiciera. Y en la misma pista del circo económico y financiero, un “consejo” de grandes empresarios ultra neoliberales, es bienvenido por el gobierno entrante: la economía de “izquierda” en manos de Milton Friedman y sus activos acólitos. Finalmente, la antinomia de los fiscales no independientes, al gusto del poder en turno. Antinomia porque sin independencia, no hay genuina procuración de justicia, sino justicia selectiva.

Y se podría seguir con más paradojas surgidas en un brevísimo lapso. Pero basten para despertar el asombro en las mentes pujantes que resisten, esas paradojas por lo pronto. Bombardeo de paradojas, aturdimiento de la opinión pública para ruina del pueblo noble, cuyas reservas de grandeza moral, anidan en la provincia y en el campo mexicanos, reductos de libertad y esperanza.

--
Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto