Venezuela y la democracia como mascarada / En la opinión de Mauro González Luna

Redacción MX Político.- “La cantidad de democracia que buscamos exportar a un país siempre es directamente proporcional a la cantidad de petróleo que hay allí…..”. Dijo hace días un político italiano en el contexto de la crisis política venezolana, donde el exportador utiliza a títeres locales que importan división y encono, y que prefieren ver a su país invadido y en llamas, que aceptar una salida decorosa y pacífica a través del diálogo. Salida buscada por el propio pueblo, que tienda a una verdadera y fecunda democratización del sistema político de la nación hermana.

Esa exportación de “democracia” es uno de los mecanismos de la “lógica inexorable del capital”, cuyo rostro revela según Zïzëk, el abandono del compromiso activo que transita al consumismo pasivo, conformista, acrítico. Es decir, se actualiza la “despolitización de la economía”, mediante  reivindicaciones de identidades marginales de tipo cultural, étnico, religioso, que hacen naufragar la “solidaridad en la tarea común” de someter el capital a límites racionales fundados en la moral y el derecho justo. En otras palabras, tal naufragar equivale a repudiar la doctrina humanista que postula la subordinación del capital al trabajo, al derecho doméstico e internacional, a las exigencias de justicia elemental.

Esa democracia deformada entendida como mercancía exportable a cambio de redituables ganancias sin importar el costo humano de imponerla a toda costa, a sangre y fuego, es la que Noam Chomsky describe con claridad meridiana: una plutocracia revestida con la mascarada democrática. Lo que se exporta no es democracia auténtica, representa una farsa, un juego simbólico con el fin de dominación y de apoderarse de riqueza ajena, no simbólicamente, sino real y burdamente.

¡Cuántos casos de esa democracia desvirtuada! México en el siglo XIX cuando bajo presencia militar yanki, se firmó el Tratado Guadalupe Hidalgo por el que dicha democracia nos arrebató medio territorio -democracia esa muy respetada por B. Juárez y sus descendientes; Chile, Guatemala, República Dominicana, Irak, Libia, casi Siria que por suerte e intervención rusa logró salvarse al derrotar a los extremistas islámicos surgidos del vacío dejado en Irak, tras su destrucción, etcétera.

La claudicante “democracia” estadounidense al servicio de Wall Street, del 1% de la población, como lo ha señalado el senador B. Sanders en varios de sus discursos al explicar por ejemplo, la funesta derogación de la Glass Steagall Act. Ésta separaba sabiamente para evitar repetir las grandes depresiones económicas, el negocio de la banca comercial por un lado, y el de la banca de inversión por el otro. Aficionada esta última a la especulación salvaje que condujo al desastre económico del 2008, cuyo efectos devastadores aún se viven. Los ahorros de todo un pueblo usados para especular con apuestas básicamente improductivas, tales como los derivados financieros.

Y de la mano con la democracia deformada, con frecuencia va el llamado “cesarismo moderno”, muy afecto al escándalo para desconcertar a diario y así dominar, con su técnica de injertar el poder autoritario en las reconocidas instituciones democráticas con el apoyo popular, para posteriormente subvertirlas. Cesarismo proclive según J.F. Revel, a mostrarse muy izquierdista en política exterior, y muy de derecha en la práctica de la interior, como esa de que los abuelitos cuiden a los niños de guarderías en bancarrota, en el caso del México actual: candiles de la calle… .

Pero ahondemos en factores que están detrás de este perturbador fenómeno exportador de miseria y aniquilamiento de vidas y esperanzas. Hablemos del movimiento expresionista de principios del siglo XX. Movimiento del arte con entidad radicalmente verdadera (M. Buber), de la poesía, de la música, que acudió en auxilio de la filosofía para embestir al materialismo depredador prevaleciente, porque “la poesía también comienza donde se agota la filosofía”, al decir de Harrison y Vattimo al analizar dicho movimiento.

Kandinsky,  uno de esos visionarios del arte redentor, nos dice que el materialismo ha predominado durante siglos. Afirma él que tal materialismo tiene su arma cognoscitiva en la ciencia; su ética en el consumismo; su economía en la acumulación de bienes, su política en ¡la intimidación de los vecinos! Donde los vecinos son potencialmente todos en este mundo globalizado. Embisten esos artistas con las armas del espíritu, con la persuasión de la “inamovible firmeza existencial,” del propósito decidido de resistir a las ilusiones exteriores para afirmar “la verdad del propio ser”.

En la alborada del nuevo siglo una luz rasga la oscuridad atestigua Kandinsky,  y el “alma recién  nacida comienza a despertar, a reponerse de esa desesperación nacida de una falta de fe, de una meta”. No obstante, ese despertar fue fugaz. Vinieron la primera guerra mundial, el lenintrotskismo, el  nazismo, la segunda gran guerra, el estalinismo, los muros, de unas densas y aterradoras obscuridades.

Con la caída del muro de Berlín y el abandono de la “solidaridad en la lucha común” por una mejor justicia en el mundo, ese materialismo devorador de humanidad, se ha enseñoreado en los comienzos del siglo que vivimos bajo el epíteto de neocapitalismo o neoliberalismo  plutocrático, anunciador de más muros, de la  posibilidad de guerras mundiales como lo ha señalado el Papa Francisco; es más, en el horizonte de la imaginación colectiva, ese tipo envilecido de doctrina económica es irreversible. Se olvida que esa irreversibilidad está desmentida por la historia. Ningún sistema es expresión definitiva de un pensar o querer; todos llevan la marca de la caducidad.

Podemos rescatar las lecciones de Kandinsky en estos tiempos donde las amenazas de intervenciones militares por parte de los secuaces del materialismo capitalista se multiplican, como en el caso venezolano. Intervenciones vestidas de la farisea mascarada democrática  que desautoriza cualquier diálogo. Es la democracia “defensora” de los derechos humanos y que no se avergüenza de que en sus prisiones infernales de Guantánamo y Abu Ghraib, los guardianes orinen sobre cuerpos desnudos de presos aterrorizados por jaurías de perros infernales. Es la democracia -secundada por gobiernos en Europa- a la que no importó el dolor y la desolación de niños y niñas iraquíes que perdieron sus brazos, sus piernas, sus padres, su porvenir.

Es la democracia que miente sistemáticamente: armas de destrucción masiva en Irak, nunca encontradas; es la de los muros de la ignominia que impiden  que migrantes que huyen de la violencia y el hambre, encuentren refugio: ¿dónde está la voz de todo el mundo “democrático” cuestionando dicho muro, reprobando que niños en Irak queden mutilados, que niños en Estados Unidos sean separados de sus padres y metidos en lugares alambrados?   Es esa que financia fundamentalismos para atacar a sus rivales, y después en el momento oportuno, ejecutar sumariamente a los líderes de esos fundamentalismos, ufanándose impune e hipócritamente de ello.

Rescatar las lecciones de Kandinsky resultaría clave para la resistencia. Tal vez Roma, la celebrada película, sea reveladora del poder liberador del arte en medio de la hipertrofia generalizada de la filosofía de hoy, salvo excepciones, tan obsesionada en el color y textura analítica de los conceptos mismos, desvinculados de toda realidad, de toda problemática vitalmente humana.

Que el alma vuelva a su recién nacer y a su reponerse para enfrentar con valor las amenazas externas e internas a las frágiles libertades de los pueblos latinoamericanos; pueblos que por sí mismos deben resolver sus crisis, como la venezolana.  Es fundamental que los pueblos repudien desde el principio, todo género de autoritarismo militarista, toda alta concentración de mando, todo atentado contra la división de poderes, toda tentación reeleccionista -tan de moda en algunas partes de latinoamérica.

Resulta crítico para las libertades de los pueblos, el que estos desdeñen con determinación, toda demanda de mansa conformidad con la opinión  de la masa uniformada -que no es el pueblo sino su contrafigura caricaturesca. A tal masa encarnada en las sonambólicas redes sociales diseminadas por el mundo entero, la secundan exaltados y extasiados jilguerillos del poder que con ternura celestial todo le justifican.

Para terminar, habla Zïzëk de la “ultrapolítica” como un intento de despolitizar el conflicto mediante “la militarización directa  de la política,”, donde se elimina cualquier ámbito común para la resolución de los conflictos, mediante la tajante división entre “nosotros” -los buenos, y “ellos”-los malos, entre los amigos y los enemigos. Cabe finalmente señalar que  en todas partes el látigo, incluso en manos de ángeles, no deja de ser látigo pues su función es azotar; además, los ángeles, si es que los hay en política, nunca recurren al mismo. Que en la fatigosa construcción de la genuina democracia fundada en el respeto insobornable de la dignidad  humana, la razón, el derecho y la palabra persuasiva imperen siempre en todos lados, en especial hoy en Venezuela, y nunca la fuerza, nunca el zarpazo intervencionista.

Mauro González Luna
APRO
---
Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio. 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto