Recortar 2 mil millones al Congreso, “reto inmediato”

Gerardo Laveaga, director general del Inacipe, está en favor de que el presidente de la República mantenga la facultad constitucional de proponer al que será el primer titular de la Fiscalía General de la República

 Redacción: Jorge Carrasco AraizaRecortar 2 mil millones al Congreso, "reto inmediato"

Ricardo Monreal y Dolores Padierna coinciden en que no habrá mayoriteo, ni imposiciones ni albazos legislativos, aunque dicen Padierna que lo primero será el recorte

Redacción: Jesusa Cervantes / Apro

Ciudad de México.- Un cambio de régimen en el Congreso implica modificar su relación con los poderes económicos y con los medios de comunicación, así como combatir la corrupción y eliminar privilegios, comenta Ricardo Monreal Ávila, quien busca presidir en el Senado la fracción de Morena, partido que cuenta con 70 de los 128 escaños en ese cuerpo colegiado.

Dolores Padierna –quien ganó una curul en la LXIV Legislatura que iniciará sus trabajos el próximo 1 de septiembre en el recinto de San Lázaro con 188 legisladores morenistas, así como 115 de sus aliados del Partido del Trabajo y del Partido Encuentro Social– adelanta que se harán cambios “para que el Congreso sea una institución del Estado y esté al servicio del interés general, con un funcionamiento abierto y transparente a la población”.

Esta vez no habrá mayoriteo, ni imposiciones ni albazos legislativos, coinciden en afirmar Padierna y Monreal en entrevistas por separado. Por lo que atañe a la Cámara de Diputados, comenta la primera, se acabarán privilegios por un total de 2 mil millones de pesos, suma que, asegura, se reasignará a programas sociales. Y adelanta que se reducirá la dieta de los legisladores al 50 % y se eliminarán subvenciones especiales a los partidos políticos.

También, refiere, desaparecerán las comisiones especiales y habrá una distribución equitativa de las comisiones de trabajo previstas en ley; pero, sobre todo, insiste, “si buscamos un cambio de régimen, no seremos ‘levanta dedos’”.

Monreal asegura que no será fácil cambiar la mentalidad por la forma como ha funcionado el régimen, pero un gobierno honesto como el que, afirma, encabezará Andrés Manuel López Obrador, impondrá nuevas prácticas que destierren el cochupo, la dádiva y el favor indebido.

“Orden” y “disciplina”

Cuando López Obrador estuvo al frente del gobierno de la Ciudad de México, comentó: primero, llegar al sistema; después, sacudirlo.

Dice la diputada electa: “En el Congreso, los legisladores de Morena buscarán llevar a la práctica ese principio. Entre las sacudidas están los cambios a la Ley Orgánica de la Cámara de Diputados y a su Reglamento, así como modificaciones al interior de los grupos parlamentarios, pues “queremos una cámara con disciplina y orden”.

“No se entienda esto como conservadurismo, sino que hay demasiado relajamiento en la eficiencia y en la responsabilidad de un legislador.”

Y abunda: Se va a “achicar el aparato; se quitará todo lo que no sea necesario. Se está haciendo un esfuerzo enorme de reducción en el presupuesto para 2019. Se trata de que sobre (dinero) y se mande al Ejecutivo, en específico a la Secretaría de Hacienda, para que se destine a programas que demande la población.

Señala que el gobierno de Enrique Peña Nieto ya aceptó “abrir todo el presupuesto” para que sea el equipo de transición del presidente electo el que lo elabore. “Por lo pronto, los diputados recién electos buscamos una reducción de privilegios que llegan a los 2 mil millones de pesos”.

Este año el presupuesto de la Cámara de Diputados fue de 8 mil 433 millones 435 mil 153 pesos, mientras que el Senado manejó 4 mil 905 millones 20 mil 157.

Según Monreal, una de las primeras leyes que se discutirán en San Lázaro y deberá ratificar el Senado una vez aprobada es la de Austeridad Republicana. “Estamos hablando de una reducción de los altos sueldos; eso involucra a los tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial”.

Y reitera: “Vamos a hacer cambios radicales… Se sacudirá al Congreso”, pues la revisión es exhaustiva.

Abunda: “No se va a excluir ningún tema: bonos extraordinarios como aquellos de 1 millón que hubo por haber aprobado las primeras reformas de este sexenio. Vamos a eliminar lo fundamental, como los privilegios, salarios excesivos y los bonos pro ley”.

Y también asegura que, aun cuando haya conceptos “disfrazados”, se van a suprimir. Aclara: “no se va a reducir en un 50% el presupuesto total de cada cámara”, pues existen gastos que son inamovibles, como el pago a trabajadores.

Hoy, los emolumentos de un diputado, sin contar si preside alguna comisión o forma parte de la Mesa Directiva, se componen de tres rubros: dieta mensual, asistencia legislativa y atención ciudadana. Juntos, suman 149 mil 230 pesos.

Padierna aclara que se reducirá al 50 % la dieta en San Lázaro, pero no se eliminará la asistencia legislativa, ya que un diputado tiene por obligación que detectar las necesidades de sus votantes, tratar de cubrirlas y proponer cambios que los beneficien. Por ejemplo, dice, se necesita realizar trabajo de campo. La gestión del legislador no consiste sólo en elaborar leyes.

Hasta ahora el manejo de esos recursos ha sido “discrecional”; ha servido para gasto personal y se ha desviado. Por eso ahora se buscará transparentarlo; incluso “se exigirá una nómina de quienes estén trabajando en territorio, cumpliendo con vistas y atención (a la ciudadanía)”.

Se acabaron los pagos de viajes, automóviles, salón de belleza y tantas cosas en las que se desvía dinero; “todo eso va a desaparecer”, asegura Padierna.

mals

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto