Astudillo prioriza gasto burocrático y relega apoyo a damnificados

Para el ejercicio fiscal 2018 plantea un incremento de casi tres mil millones de pesos para gasto corriente del Ejecutivo, Legislativo y Judicial

Por: Ezequiel Flores

Chilpancingo, Guerreo (apro).- Mientras 4 mil 400 familias siguen esperando ayuda gubernamental para la reconstrucción de sus viviendas que resultaron afectadas tras los desastres naturales de septiembre, el proyecto de Presupuesto de Egresos del gobierno del priista Héctor Astudillo Flores para el ejercicio fiscal 2018 plantea un incremento de casi tres mil millones de pesos para gasto corriente del Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

También mantiene la tendencia del aumento en el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), que preside la esposa del mandatario y empresaria de la educación privada en la entidad Mercedes Calvo Elizundia, indican documentos oficiales en poder de Apro.

En 2016, el DIF estatal ejerció 151 millones y este año, de manera inexplicable, el gasto se incrementó a 668 millones y, para el 2018, se prevé otro aumento presupuestal para quedar en 677 millones 379.4 mil pesos.

La Secretaría de Seguridad Pública estatal (SSP) también ha registrado un incremento presupuestal en la administración de Astudillo, lo que contrasta con la realidad que se vive en la entidad, colapsada por la violencia y ubicada en los primeros lugares en incidencia delictiva como homicidios dolosos, secuestro, robo y extorsión.

La SSP que dirige el general en activo Pedro Almazán Cervantes ejerció, en 2016, un presupuesto de mil 427 millones 444.6 mil pesos, que se duplicó este año a 2 mil 10 millones 356.5 mil pesos y, para 2018, se plantea otro incremento para quedar en 2 mil 58 millones 911.4 mil pesos.

En contraste, el sector paraestatal, que abarca instituciones educativas y científicas, así como hospitales de especialidades, apoyo a campesinos y emprendedores, museos y parques, se ha reducido significativamente en los dos años de la administración de Astudillo.

Para este sector, el mandatario y los diputados locales de la LXI legislatura autorizaron, en 2016, un presupuesto de 4 mil 18 millones 296.8 mil pesos, y este año se redujo a 3 mil 792 millones 200.1 mil pesos. En tanto que, para 2018, se prevén 3 mil 860 millones de pesos.

A la par, reportes oficiales de la delegación estatal de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) refieren que, tras el sismo del 19 de septiembre, resultaron afectadas tres mil 928 viviendas, dos mil 47 casas con daño total y 438 que ameritan reubicación, principalmente en la Zona Norte de la entidad.

Además, la dependencia federal tiene un censo de 512 inmuebles afectados durante el paso del huracán “Max” en la región de la Costa Chica, de las cuales 346 son daño total y 53 familias deben ser reubicadas.

Hasta el momento, las familias afectadas siguen en espera de ayuda gubernamental para reconstruir sus viviendas.

La propuesta de Presupuesto de Egresos para 2018, que envió la semana pasada el Ejecutivo al Congreso local, proyecta un ejercicio fiscal de 54 mil 725.7 millones de pesos, es decir, un aumento de 4 mil 592 millones en comparación con este año, que fue de 50 mil 133.6 millones.

En 2016, el Presupuesto de Egresos del gobierno estatal fue de 49 mil 246 millones de pesos, lo que representa un aumento en dos años de 5 mil millones de pesos, recursos que se han enfocado al gasto corriente, es decir, al mantenimiento de la estructura burocrática estatal.

 

 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto