Ajedrez: Viene uno de los torneos más fuertes del año / En la opinión de Manuel Michelone

Por Manuel Michelone/ Apro

La sexta edición del Altibox Norway Chess es un torneo cerrado entre 10 jugadores, que jugarán por el sistema round robin (a una sola vuelta, es decir, sin revancha). Participan diez de los mejores jugadores del mundo y claramente es una de las competencias, sino es que es, la más fuerte de este año. El torneo se jugará del 28 de mayo al 7 de junio en el hotel Clarion Energy y en la sala de conciertos de Stavenger, en Noruega.

El ritmo de juego es de 100 minutos para las primeras 40 jugadas y 50 minutos para las siguientes 20, con 15 minutos más hasta el final de la partida. Cada jugador recibirá desde la jugada 61 apenas 30 segundos de incremento por cada jugada hecha. Tampoco se permiten las ofertas de tablas. Si hay empatados en el primer lugar, se jugarán dos partidas de ajedrez rápido (5 minutos por jugador) seguidas, y si persiste el empate, habrá una partida extra, en donde el blanco tendrá seis minutos, el negro cinco, pero con el empate las negras ganan la batalla.

En esta justa participan: Magnus Carlsen (2843), actual campeón mundial; Fabiano Caruana (2822), retador al título mundial de Carlsen, asunto que se dilucidará en noviembre de este mismo año; S. Mamedyarov (2808), Ding Liren (2791), Maxime Vachier-Lagrave (2789), Karjakin Sergey (2782), So Wesley (2778), Hikaru Nakamura (2769), Levon Aronian (2764) y Vishy Anand (2760). El promedio del Elo es de 2791, lo cual lo hace uno de los torneos extraordinariamente fuertes no solamente del año, sino de todos los tiempos. 

Por ejemplo, el rankeado en último sitio es el cinco veces campeón mundial Viswanathan Anand. Eso habla del extraordinario nivel del torneo. Cabe señalar que Vishy Anand es el más viejo de los competidores y digamos que “va de salida”, aunque desde luego, esto es un decir, porque mientras un jugador conserve la motivación que se necesita para este tipo de competencias, bien puede durar algunos años más dando verdaderas batallas. Vamos, que el Gran Maestro Korchnoi, con más de 80 años, despachaba a más de un joven gran maestro que se le ponía enfrente.

Hay que decir que el Campeón del Mundo, Carlsen, buscará “limpiar” sus desafortunadas actuaciones en su propio país, aunque hay que decir que a este nivel muchas veces el ganador es “el mejor entre iguales”. 

Por ejemplo, tenemos al ganador de la Copa Mundial, Levon Aronian, que ocupa el noveno sitio de este torneo en rating pero que es tan peligroso como cualquiera de sus rivales. Así, estrictamente cualquiera pudiese ganar el torneo.  

Sin embargo, los ojos estarán puestos en la partida Carlsen-Caruana, como un adelanto del match por el título mundial. Desde luego que este asunto tiene matices mediáticos, pero en el mundo del ajedrez una partida puede no decir gran cosa. Por ejemplo, Alekhine perdió desastrosamente contra Capablanca en el torneo de Nueva York 1927, un par de meses antes de que ambos jugaran el martch por el título mundial en Buenos Aires. 

Y ahí Alekhine superó a la máquina del ajedrez, el cubanbo Capablanca, quitándole el título y, además, no dándole oportunidad para ninguna revancha nunca más. De hecho, fue Alekhine el único campeón mundial que muriese siendo el poseedor del título de campeón.

El torneo noruego empezará pronto y se esperan muchas emociones. Veremos mucha lucha y quizás no deba sorprendernos si existe un alto número de empates. Todo parece indicar que los animadores principales serán Caruana y Carlsen pero por qué no, podría haber alguno otro que de pronto tomase una rápida delantera. Como ya dijimos, todo puede pasar, pero es un torneo que nadie se puede perder.

--

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

izas

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto