Prohibición y especulación: solución al problema del sargazo

El "neoliberalismo" se apunta una palomita; AMLO podría empezar a reconsiderar su fobia hacia este sistema comercial


Redacción MX Político.- La "mano invisible que todo lo regula" invocaron en sus orígenes Adam Smith, John Locke y David Ricardo, padres del liberalismo económico, se materializa para explicar una venturosa respuesta al grave problema de la llegada por vía de olas corrientes marítimas, a esa alga llamado "sargazo" a las costas de la Península de Yucatán en los últimos meses.

Cancún, principal destino turístico nacional, por donde ingresan más del 30% de nuestras divisas del rubro turístico, ha sido el sitio más afectado. El turismo internacional ha descendido en cerca de un 40%, gracias a la presencia de esta planta que al descomponerse, en menos de 24 horas, produce un olor fétido, desagradable al turismo y a habitantes locales.

Ante esto, el mexicano antepone su talento natural para afrontar toda adversidad; es prolífico; a falta de condiciones económicas, hace uso del ingenio.

Muchos casos y anécdotas ilustran lo anterior. 

Esta vez, un nuevo caso forma parte de esa larga lista de genialidades del pueblo mexicano para resolver una adversidad. 

Ahora el mexicano aplica las leyes del sistema liberal para resolver el desafiante problema de recibir en las costas de Quintana Roo cientos de toneladas de sargazo.

Aquel sistema liberalista que por razón de la era que vivimos y que por tal, le habremos de designar neoliberalismo, pues en el trayecto histórico en que surgió aquel modelo económico, la sociedad y el estado como conceptos universalmente aceptados, han resentido numerosos cambios y adecuaciones.

Prohibir y especular en la oferta del producto, a fin de que se incremente la demanda como resultante de la ecuación que muestra una relación directamente proporcional, es decir, al aumento del precio del sargazo, su oferta tiende siempre al aumento, en condiciones constantes. Y un recurso o producto que se sobreofrece, para diferentes usos o aprovechamientos, como todo lo que hay en este planeta, siempre tiende a desaparecer, porque es finito; o escaso.

Inteligente forma de resolver. 


Al sargazo se le están dando y buscando nuevos e ingeniosos usos. 

Para la construcción en la edificación de tabiques orgánicos. En la industria cosmética, la de los fertilizantes, en la industria textil, en la industria ganadera para alimentación de ganado porcino, aviar y ovino.

Se tiene información que el sargazo seco en polvo, alcanza un precio de 500 pesos el medio kilogramo; 900 pesos el kilogramo y hasta 3 mil pesos la bolsa de cinco kilogramos.

Y ya también, algunas autoridades gubernamentales han detectado que hay una disposición normativa que encuadra perfectamente para desencadenar la pretensión punitiva del estado a quien ilegalmente sustraiga sargazo. Lo que faltaba para completar el cuadro. Ya se dio  cuenta el gobierno que tiene utilidad y el producto puede generar ingresos, por lo que ya lo hicieron objeto de medidas prohibitivas. Con esto,  se puede predecir que aumentará la demanda de esa alga y pronto, la mano del hombre terminará por erradicar de la costa marítima nacional su presencia.

 

 

La Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 24 de julio de 2017, "prevé sanciones para quienes simulen hacer pesca de fomento o autoconsumo con el propósito de lucrar con los productos obtenidos de las capturas"; y en ese ordenamiento legal se sustenta según algunas autoridades, para prohibir que se recoja sargazo de la riviera marítima.

Las multas mínimas contempladas son hasta mil veces la Unidad de Medida, esto es hasta por más de 8, 500 pesos.  

Se empieza a poner de moda. En poco tiempo su consumo desmedido e indiscriminado indefectiblemente limpiará las costas de Cancún y otros destinos, devolviéndole su presencia como destino, en los primeros lugares del concierto turístico mundial.

Pronto, la parafernalia consumista mexicana, hará su trabajo para acabar  de una forma productiva con el sargazo y sin causar desequilibrio ecológico al hábitat.

Pronto, la mano del hombre, las leyes vigentes,.....y el mexicano; muy pronto podrá acabar con el sargazo de sus costas.

FOTOS: CORTESÍA DE EXCÉLSIOR

 

 


hch
 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto