Alarma violencia contra mujeres en México: ONU

Ser mujeres ambientalista en México representa un doble riesgo, indicó Greenpeace 

Por Vanessa Solis 

Ciudad de México.- En México se cometen al día 7.5 feminicidios, en promedio, alertó la división Mujeres de la Organización Naciones Unidades (ONU Mujeres), al presentar su informe "La violencia feminicida en México, aproximaciones y tendencias 1985-2016".

En los últimos 32 años hubo en el país un total de 52 mil 210 muertes de mujeres por homicidios señaló dicho estudio, en el que se realizó un análisis detallado de la incidencia de feminicidios. 

Una tercera parte de esos casos, 15 mil 535, ocurrieron en los últimos seis años. La cifra más baja fue en 2007, con mil 89 casos, y la más alta ocurrió en 2012, con 2 mil 769 muertes de mujeres por homicidio.

Afirmó que la tendencia observada en la serie histórica de muertes de mujeres por homicidio ha sufrido varios cambios sobre la tendencia y frecuencia, sin embargo a partir de 2007 se registró una tendencia al alza.

"Después de que en 2007 la tasa de defunción femenina por presunción de homicidio se había reducido a la mitad, respecto al año 1985… entre 2007 y 2012 hubo un repunte de 138 por ciento; es decir, no solamente se perdió el avance que se había alcanzado en los 23 años anteriores, sino que, además, llegamos a niveles nunca antes registrados", detalló el informe.

A partir de 2012 se observa un cambio de tendencia y esta desaceleración se convierte en un descenso, pues los últimos datos disponibles muestran una disminución de 254 casos en términos absolutos.

En 2015, las cifras reflejan un menor ritmo en la reducción, que fue de 35 casos, valor inferior al de 1985, pero que aún representa casi el doble del de 2007.

"La cifra de 2016 señala un cambio en la tendencia, pues la tasa aumenta ligeramente por encima de la registrada en 2013, pero implica un promedio de 7.5 asesinatos de mujeres por día", advierte la organización internacional.

De acuerdo con el informe, en 2016 el 48.4% de los feminicidios se cometieron con arma de fuego; 17.2% por ahorcamiento y 16.6%  con objetos cortantes.

Los estados con mayor incidencia en 2016 fueron Colima, Guerrero, Zacatecas, Chihuahua y Morelos, y los municipios con mayores asesinatos a mujeres en ese mismo año se ubicaron en Acapulco, Guerrero; Tijuana, Baja California, y Ciudad Juárez, Chihuahua.

Según el informe, 14 de los 25 países con mayor número de feminicidios están en América Latina.

La brutalidad con que se asesina a las mujeres es cada vez mayor, las armas de fuego es la principal herramienta con la que son atacadas, seguido del ahorcamiento, indicó el estudio.

Uno de los componentes claves de la violencia feminicida lo constituye la violencia sexual, que atenta contra la integridad de las mujeres y cada vez es menos denunciada.

En México la denuncias por violación sumaron 15 mil en el año 2011, pero para 2012 se redujo la cifra a 14 mil 566 y en los años consiguientes, en  2016 la cifra aumentó a 12 mil 896.

El informe recomienda aplicar una política integral de Estado para eliminar la violencia contra las mujeres. Esto es, realizar acciones para colocar el tema de la violencia contra las mujeres y las niñas en los tres poderes y niveles de gobierno.

Un tema del que poco se le da difusión es la violencia contra mujeres ambientalistas, y es que este nicho es sinónimo de riesgo.

La Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México reportó que de 2012 a 2014 ocurrieron 615 agresiones contra defensoras en el país, ocupando el segundo lugar en la región por la cantidad de agresiones perpetradas contra las defensoras

Sin embargo, no existe estadística oficial sobre el número de las agresiones que viven las mujeres defensoras de derechos humanos y periodistas como consecuencia de su labor. 

De acuerdo con información de Sin Embargo, es necesario reducir la vulnerabilidad y la exposición de las personas ante el cambio climático a través de medidas que terminen con las brechas de desigualdad, incluido el género y el territorio. 

Por ello, en la lucha de género también se debe impulsar la perspectiva ecológica en general y climática en particular. Hoy más que nunca, sabemos que no puede haber justicia social y ambiental si no hay equidad, señaló Greenpeace. 

En un país donde más de la mitad de su población son mujeres, es fundamental repensar el rol que tienen como agentes de cambio. Desde el acceso a la educación y a oportunidades en términos de representatividad en la toma de decisiones en todos los niveles, desde la ciencia y hasta las más altas cumbres internacionales.

La organización hizo un llamado a las autoridades a impulsar medidas urgentes para garantizar la justicia en todos los casos de violencia hacia las mujeres, defensoras de derechos humanos, medio ambiente y periodistas.

vsv
 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto