Inquietudes militares / En la opinión de Jorge Carrasco Araizaga

Jorge Carrasco Araizaga / APRO / MX Político.-En los mandos militares hay inquietud. Están a la espera de definiciones de quien será su próximo comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Andrés Manuel López Obrador. Lo que han escuchado hasta ahora no ha caído nada bien, pero también es posible que al final logren aún más protagonismo en México.

Están desde luego a la expectativa de quiénes serán los próximos secretarios de la Defensa Nacional (Sedena) y de Marina (Semar) y de las tareas que les quiere asignar.

Pero también de las cuentas que tendrían que dar si es que el próximo presidente honra su compromiso con las víctimas de graves violaciones a los derechos humanos.

En los 12 años de guerra al narcotráfico, son conocidos los casos en que las fuerzas federales, incluida la Policía Federal, han cometido crímenes de lesa humanidad.

El escenario que va tomando forma es que “malos elementos” de las instituciones armadas se excedieron. Las instituciones deben quedar a salvo. Lo que sigue entonces es que las instituciones castrenses decidan a quién quieren sacrificar. Hasta ahora, esa lógica tiene en prisión a oficiales y soldados.

Entre los militares, la inquietud es si el sacrificio implicará a algún mando de alta jerarquía. Si será un pago que tengan que hacer a cambio de que se mantenga la opacidad y falta de rendición de cuentas.

Es el mejor escenario también para López Obrador. Entre las muchas y contradictorias cosas que ha dicho el presidente electo es que los quiere para tareas de Seguridad Interior; es decir, que sigan haciendo lo que han hecho desde fines del gobierno de Vicente Fox.

La ventaja que tiene es que el gobierno saliente ya asumió el costo político de la aprobación de la Ley de Seguridad Interior (LSI) y la Suprema Corte de Justicia de la Nación difícilmente la desechará en los juicios constitucionales que tiene pendientes.

Ha dicho que quiere un “Ejército de paz”, que quiere aglutinar a los militares con la Policía Federal, las policías estatales y hasta las municipales. O que estarán separados pero coordinados. También que quiere más fuerza y propuso que 50 mil jóvenes se conviertan en militares.

Pero sumar no equivale a integrar. Los militares y los policías no son lo mismo. Lecciones hay muchas del fracaso de esos intentos. Uno de los primeros fracasos de Peña Nieto fue el de su Gendarmería Nacional. Intentó hacer un solo cuerpo con policías y militares. La fusión fue imposible porque los militares querían tener el mando sobre los civiles.

López Obrador va por el mismo camino. Pero tiene la ventaja de la LSI. En lo que parece la definición estratégica de su gobierno para las Fuerzas Armadas es que las concibe no para la defensa exterior, sino para la seguridad interior.

Su lógica es que no hay escenario de guerra con otro país. Aunque no se sabe a partir de qué elementos elimina el escenario de guerra con otro Ejército ni ha aceptado que vivimos un conflicto interno, quiere a los militares para la seguridad interior y la seguridad pública, como si los militares no tuvieran desde hace años ocupadas las secretarias de seguridad púbica en gran parte de país sin que hayan siquiera contenido la violencia.

De manera inevitable, terminará dándoles más presencia en la vida pública o, por lo menos, que sigan igual. Justo lo que dijo que no quería hacer.

TWITTER @jorgecarrascoa
--
Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

zam

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto