Figuras de la paz / En opinión de Yuriria Sierra

Redacción MX Político.
Oaxaca, Oaxaca.- 

Al odio se le combate con amor, sí. Su antónimo por definición. Pero también con diálogo e información. Se le enfrenta con voces dispuestas a expresarse sobre el futuro y la coyuntura que hoy lo construye. México, como nunca antes, necesita hablar sobre esto. El odio del que nuestros connacionales son blanco en Estados Unidos. Lo escribimos ayer. También el odio y discriminación que germinó, paradójicamente, en nuestro territorio ante las caravanas de migrantes. De igual forma debe, como prioridad principal, hablarse sobre la paz. No sólo reiterar su urgencia, también poner sobre la mesa todas las posibilidades para alcanzarla. Y lo mismo pesan expresiones desde un podio que desde el escenario de un concierto, una mesa de trabajo con jóvenes o una carrera deportiva en donde cada participante da lo mejor de sí. Voces todas que importan y aportan.

De lo anterior va la Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz que por primera vez, después de 20 años, llega a nuestro país. Y qué mejor locación que una de las ciudades que ha logrado permanecer lejos de esa narrativa de violencia nacional: Mérida, reconocida como una de las que ofrece mejor calidad de vida, de las más seguras, de las favoritas para el turismo nacional y extranjero. Casi un oasis que debe convertirse en tema de conversación: ¿cómo lo ha logrado? ¿a qué le ha apostado?

Y para esto vendrán, ya confirmados, 27 galardonados por el comité noruego que entrega el Nobel. La primera mujer musulmana en ser reconocida por la organización, Shirin Ebadi; la directora del movimiento Mujeres Periodistas sin Cadenas, Tawakkol Karman; la primera indígena y defensora de los Derechos Humanos que obtuvo este premio, Rigoberta Menchú; el expresidente colombiano, Juan Manuel Santos; el exmandatario sudafricano, Frederick Willem de Klerk; el exprimer ministro de Irlanda del Norte, David Trimble; el activista indio y fundador del Centro Internacional de Educación Infantil y Trabajo, Kailash Satyarthi; la activista y fundadora del movimiento Women of Liberia mass action for peace, que puso fin a la guerra liberiana en 2003. Sólo algunos. También habrá figuras que, sin tener el galardón que entregan en Noruega, usan el reconocimiento e influencia que les da la gente que los sigue. Ricky Martin fue parte activa de las movilizaciones que defenestró al gobernador de Puerto Rico hace unas semanas. Miguel Bosé es otra de las voces que se han levantado y participado en manifestaciones contra conflictos como el que desde hace años se vive en Venezuela.

“Tenemos todo tipo de líderes. Queríamos hacer una cumbre que permeara en todas las esferas sociales y que realmente nos hiciera a todos copartícipes de la construcción de paz. Que no se quedara el diálogo sobre la paz en un nicho muy cerrado de unos cuantos líderes, sino que realmente encontráramos que de abajo hacia arriba también se construye la paz en las acciones del día de nosotros...”, me contó Michelle Fridman, secretaria de Fomento y Turismo de Yucatán en Imagen Televisión, y quien ha trabajado desde hace varios años para que este tipo de eventos y diálogos lleguen a nuestro país. Porque el objetivo principal de estos encuentros es uno: reconocer que todos podemos ser parte en la redirección que anhelamos y trabajar por ella.

 

—--

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio

zam

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto